¿El dinero? ¿El sexo? ¿La honestidad? ¿La fidelidad? Al parecer, el verdadero secreto de las parejas que son felices va más allá de todos estos valores que, a menudo, consideramos indispensables para lograr una relación exitosa.

De acuerdo con una investigación realizada por el Instituto de Estudios de la Familia y la Institución de Wheatley, la verdadera felicidad en pareja radica en las creencias religiosas.

El Mapa Mundial de la Familia 2019 analizó el vínculo entre la calidad de la relación, la violencia doméstica, la infidelidad, la fertilidad y la religión en parejas de 11 países en América, Europa y Oceanía. En general, los resultados estiman que las parejas conservadoras y religiosas son las más felices de todas, mientras las parejas progresistas o laicas ocupan un segundo lugar.

La investigación no se refiere a una religión en particular, sino que sostiene que las parejas que viven bajo valores claros y sostenidos robustamente tienden a ser más felices. Incluso en materia sexual, estas parejas disfrutan de un mayor placer, pues un 50 por ciento de las mujeres en relaciones altamente religiosas reportaron estar muy satisfechas con su vida sexual, a diferencia de las féminas menos religiosas.

Sin embargo, en materia de violencia doméstica, la religión no mostró ningún poder para evitar los abusos físico, sexual o emocional en una pareja, aunque tampoco es un factor de riesgo mayor.

Adicionalmente, la investigación señala que dos tercios de las mujeres casadas expresan que preferirían no trabajar y quedarse en casa con los niños, independientemente de su creencia religiosa y a pesar de las ideas feministas que existen al respecto. Sin embargo, en una familia religiosa, es mucho más fácil configurar una familia en la que el hombre sea el sostén económico y la mujer pueda ejercer su maternaje en plenitud si así lo desea.

En resumen, la investigación apunta que los hombres y las mujeres que comparten una vida religiosa activa, disfrutan de niveles más altos de satisfacción sexual y de calidad en su relación en comparación con las relaciones laicas o con religiones mixtas. También tienen más hijos y es más probable que se casen. Es decir que pertenecer a una comunidad religiosa refuerza los lazos que unen a un hombre con una mujer, y viceversa.

DEJENOS SU COMENTARIO

Facebook

DALE CLICK EN LIKE (ME GUSTA)