Qué sería de la industria discográfica sin un buen conflicto entre dos artistas que caldee los ánimos y entretenga al resto de sus compañeros de profesión en las redes sociales.

Ahora que el enfrentamiento sin cuartel entre Kanye West y Taylor Swift ha entrado en un período de guerra fría, Lana Del Rey y Azealia Banks se han propuesto recoger el testigo como las nuevas enemigas juradas de la música. Y curiosamente esa contienda tiene de nuevo en el centro de la polémica al rapero.

Las hostilidades entre las dos artistas comenzaron hace más de una semana a raíz de la ya infame publicación de Kanye en la que posaba con una gorra de ‘Make America Great Again’ -uno de los eslogan del controvertido presidente Donald Trump- y llevaba a un nuevo extremo su habitual falta de corrección política al abogar por la derogación de la enmienda número 13 de la Constitución, es decir, aquella que prohíbe taxativamente la esclavitud. El marido de Kim Kardashian quiso matizar posteriormente su afirmación aclarando que no debería haber utilizado el término “abolir“, sino “enmendar” para que incluyera “las opiniones de todo el mundo”, pero eso no impidió que el mundo del entretenimiento se le echara encima -entre otros la propia Lana- para criticar su apoyo incondicional al mandatario republicano.

En el caso de la cantante, no dudó en calificar a Kanye como una vergüenza para el mundo de la cultura y esa afirmación no hizo ninguna gracia a Azealia, que salió en defensa de su ídolo con una respuesta en la que tildaba a Lana de oportunista por criticar al rapero pero acceder al mismo tiempo a colaborar con alguien como ASAP Rocky, acusado de agredir e intentar forzar a varias mujeres a mantener relaciones sexuales con él.

Este martes las dos mujeres han vuelto a la carga vía Twitter mientras la mayor parte de la industria se daba cita en la gala de los American Music Awards (ninguna de las dos acudió). La primera en desenterrar el hacha de guerra, todo sea dicho, ha sido Lana, quien le dirigió un tuit a Azealia retándola a repetirle en persona las recriminaciones que le había dirigido en la esfera virtual: “Pásate por aquí cuando quieras, aunque de ser tú, yo no lo haría“, concluía el tuit de la intérprete.

Pese al tono amenazante, la rapera no se amedrentó lo más mínimo y quiso llevar la conversación a niveles de bajeza desconocidos incluso para ella al burlarse de la nariz de Lana -“Necesitamos localizar al cirujano que le hizo esa nariz puntiaguda a lo Michael Jackson“, fueron sus palabras-, y de su figura al recomendarle que se comprara suplementos dietéticos para conseguir un vientre plano y un corsé.

La aludida no quiso dejar que Azealia dijera la última palabra y decidió contraatacar golpeando donde más podía dolerle: haciendo alusión a su historial de inestabilidad mental: “Te enviaré la información de contacto de mi cirujano, sí, y la de un buen psiquiatra que conozco en Los Ángeles. Claramente tus pastillas no están funcionando“, le contestó.

Y parece que Lana consiguió su objetivo, porque tras ese tuit su rival amenazó con denunciarla y quiso compartir además una captura de pantalla de la conversación paralela que estaba manteniendo en privado con el mismísimo Kanye West, para informarle de la batalla verbal en que ambas se habían enfrascado y llorar sobre su hombro después de que la primera la acusara de haber destrozado su carrera.

“No has echado a perder tu oportunidad, aún te queda mucho por hacer“, le consolaba el rapero en respuesta.

 

DEJENOS SU COMENTARIO

Facebook

DALE CLICK EN LIKE (ME GUSTA)