La mononucleosis es una enfermedad viral que normalmente se transmite a través del intercambio de las secreciones orales.

Proviene de un virus llamado Epstein-Barr, familiar del herpes, y genera una infección en el organismo.

Con suma frecuencia los más afectados en Estados Unidos por la mononucleosis son los adolescentes y los adultos jóvenes, pero no se descarta que la enfermedad se pueda contraer a temprana edad.

Los síntomas pueden aparecer entre 30 y 50 días luego de estar expuesto a la saliva de otra persona, en muy pocas ocasiones se transmite a través de la sangre.

Otras investigaciones aseguran que el período de incubación se presenta entre las 3 o 7 semanasluego del contacto con el infectado.

Asimimo, los investigadores aseguran que la fase sintomática puede durar entre 2 y 4 semanas.

Si te estás preguntando el tiempo que tarda el virus en retirarse por completo del organismo, la Comisión de Salud Pública de Boston (BPHC), por sus siglas en inglés, tiene la respuesta para ti.

“El virus se puede encontrar en la garganta mientras que la persona está enferma y se puede pasar por muchos meses después de contagiarse”.

Sin embargo, la comisión también explica que “después de la infección inicial, el virus puede permanecer latente (inactivo) y a veces se puede reactivar y liberarse de la garganta de nuevo”.

Si estás pensando en un tratamiento muy severo, olvídate de ello. Los especialistas aseguran que el descanso es el mejor tratamiento para la enfermedad del beso.

Algunos de ellos también recomiendan “dar líquidos y dieta blanda y utilizar antiinflamatorios no esteroideos o paracetamol para aliviar la fiebre, faringitis, cefalea y el malestar general”.

En escasas ocasiones la enfermedad del beso puede tener complicaciones como lo son: la meningitis, la neumonía y la anemia. En casos muy extremos puede existir la rotura del bazo o complicaciones hepáticas.

Evitar la mononucleosis es una tarea muy fácil pero que debes tomarte en serio; tu salud no es un juego.

La BPHC recomienda evitar compartir los utensilios de cocina y alimentación (cubiertos, vasos, platos) con aquellas personas que se sabe que están infectadas.

Además otra medida es “lavándose las manos con frecuencia también puede ayudar a evitar el riesgo de contagio”.

Si eres deportista y practicas deportes de contacto es mejor que consultes un médico previo al retorno de tus actividades físicas.

Hacer un eco abdominal demostrará si estás listo para la actividad física o, por el contrario, si posees esplenomegalia (hinchazón del bazo) debes continuar el reposo para evitar la rotura del mismo.

 

 

DEJENOS SU COMENTARIO

Facebook

DALE CLICK EN LIKE (ME GUSTA)