Convertirse en madre es uno de los momentos más emocionantes en la vida de la mayoría de las mujeres, pero a la vez uno de los más estresante cuando se es profesional y llega el momento en que se acaban los días de licencia de maternidad y hay que reintegrarse al trabajo y dejar al bebé en manos de una guardería o niñera.

Este dilema lo conoció muy bien la comunicadora Haydeé Rosario, creadora de la plataforma digital madrededos.com, quien tras el nacimiento de sus dos hijos se vio “en medio de esa montaña rusa de emociones entre la maternidad y regresar a trabajar”.

Y es que —como cuenta—, ella tenía el gran deseo de retornar al trabajo, pero por otro lado “sentía la pelea interna de no querer descuidar a mis hijos y no perderme de sus momentos”. Y fue por ello que decidió trabajar desde casa y por su propia cuenta.

Su hija tenía 6 años y su hijo 2 y medio, cuando tomó la decisión “con muchos comentarios en contra y hasta yo misma diciendo dentro de mí: No way! Esto no va a funcionar”.

Pero, ¡funcionó! Y no por suerte ni coincidencia sino porque la experiencia de trabajar por su cuenta desde casa la ha dotado de planificación, estructura y buena organización, tres herramientas que la han “ayudado para que realmente mis horas de trabajo sean productivas”.

Sus recomendaciones

Y tras su exitosa experiencia, Rosario comparte algunas recomendaciones que a le han funcionado y pone en práctica en su rutina diaria para cumplir con sus compromisos y objetivos:

Cambiar de mentalidad.- Cuando se está acostumbrada a laborar desde la oficina o el cubículo que la compañía para la que se trabaja resulta difícil en pensar que se puede trabajar desde casa, y más aún por propia cuenta. Pero Rosario asegura que sí se puede cuando se cambia de mentalidad, se hace el propósito y se pone en marcha un plan de acción para lograrlo.

Programar el horario de trabajo.- “Debes pensar si vas a funcionar mejor con un horario fijo o más flexible tomando en cuenta que no tengas la interrupción de los niños. Aunque otras madres, por ejemplo, prefieren interrumpir su trabajo para alimentar a sus hijos y acostarlos para que duerman su siesta.

Examinar en qué momento del día se es más eficiente o productivo.- Hay personas que se sienten con más claridad mental para trabajar por la mañana, mientras que otras por la noche después de acostar a los niños. En el caso de Rosario, a ella le funciona lo segundo.

Crear un espacio ideal para trabajar en la casa.- ”Sé objetiva al principio. Comienza poco a poco. Busca un lugar en tu casa donde puedas tener cierta privacidad. Si no tienes una habitación extra donde puedas instalar una oficina, crea un espacio en tu dormitorio,  en otra habitación o en el sótano. Ese espacio debe tener elementos que te hagan sentir cómoda y que te haga sentir un tanto desconectada de la otra parte de tu casa”, explica Rosario.

Comprar el equipo necesario para tu sitio de trabajo.- Esto significa que se tendrá que comprar un escritorio o mesa pequeña, una silla, una computadora o laptop y demás objetos requeridos para el trabajo que se realiza. Además se necesitará de una buena lámpara, un buen servicio de internet y teléfono, etc.

Invertir en uno mismo.- Cuando se trabaja desde casa, la experta dice que hay que vestirse con ropa cómoda, “pero que te sientas linda, cuidada. Y, ¿por qué no? Usa un poco de maquillaje. Esto hace que te sientas más motivada”.

Buscar a alguien que cuide a los niños mientras se trabaja.- De contar con los recursos, la ayuda de una niñera que saque a los niños al parque. dar un paseo o llevarlos a unas cuantas clases lúdicas durante las horas que se han designado para trabajar, permite una mejor concentración y rendimiento. Para Rosario, esta ha sido “una buena opción […].Así ellos se divertían y yo me sentía más tranquila para adelantar mi trabajo”.

¿Y de no contar con los recursos? Si no se puede contratar a una niñera, la experta aconseja buscar “la manera de que tus niños se queden en “after school” o unas horas adicionales en la escuela. Aparte del cuido extendido, en muchas ofrecen otras actividades en la semana donde tus niños se pueden entretener y a su vez tú tienes unas horas adicionales para trabajar”.

No dedicar cada minuto “libre” que se tenga para trabajar.- Rosario asegura que se puede encontrar “un rato cada día para relajarte y descansar”  cuando se crea un balance entre niños, trabajo y casa.

DEJENOS SU COMENTARIO

Facebook

DALE CLICK EN LIKE (ME GUSTA)